Universidad
Politécnica de Madrid

¿De qué lado ves el cubo de Necker?

Un nuevo estudio puede saber de qué lado estás viendo el cubo de Necker por medio de una nueva tecnología consistente en la descodificación de datos.

05.11.2018

Un estudio internacional en el que participaron investigadores del Centro de Tecnología Biomédica (CTB) de la UPM ha aplicado el aprendizaje automático para analizar el electroencefalograma (EEG) registrado durante la percepción visual humana de imágenes biestables. Un ejemplo clásico de esta imagen es el cubo de Necker. Los científicos creen que su enfoque se puede utilizar para estudiar y clasificar varios estados del cerebro, incluso al tomar decisiones.

Cuando una persona mira el cubo de Necker, observa los trastornos espontáneos del objeto: una proyección volumétrica es reemplazada por otra. Según los investigadores, los registros del EEG pueden utilizarse para distinguir cuáles de las proyecciones ve una persona en este momento. “El cubo de Necker es un objeto excelente porque su ambigüedad se puede controlar cambiando los parámetros del cubo, como el ángulo de desplazamiento entre los planos, el grosor de los contornos, el relleno de los lados con color o sombra”, explica Alexander Pisarchik, investigador del Laboratorio de Envejecimiento del CTB y uno de los autores del estudio.

“Para el análisis del EEG, se usó una red neuronal artificial con varias capas de neuronas, donde las salidas de cada capa servían como entradas para la otra. La red neuronal aprendió con el 95% de precisión para distinguir el EEG causado por diferentes orientaciones del cubo. Además, después de haber sido estudiado en una persona, se enfrentó a la clasificación del EEG de otras personas. Probablemente hay patrones universales en la actividad cerebral comunes a todos los sujetos, relacionados con la percepción de imágenes biestables”, añade.

De acuerdo con la hipótesis aceptada, los cambios en los cubos son causados por la actividad neuronal espontánea. “Este simple método para clasificar estados cerebrales inestables durante la toma de decisiones y la percepción visual será significativo tanto para la medicina como para el desarrollo de nuevas comunicaciones, tecnologías informáticas e interfaces hombre-máquina”, concluyó Pisarchik.

El estudio también reveló que si lees de izquierda a derecha, lo más probable es que veas el cubo enfocado a la izquierda, en cambio si lees de derecha a izquierda verás más frecuente el cubo mirando a la derecha. Lo más interesante es que los científicos sabrán que cubo estás viendo ya que con su nueva tecnología son capaces de, de algún modo, leer los pensamientos.

En el trabajo, que ha sido publicado en Frontiers in Neuroscience, han participado también investigadores del Yuri Gagarin State Technical University de Saratov (Rusia).